Seleccionar página

Estrategia de BlackRock: ignorar los factores ESG al invertir tiene un coste

El estratega de BlackRock, Felix Herrmann, cree que aquellos que excluyan el factor de sostenibilidad al invertir, pronto podrían pagar más. El retorno perdido no es el único problema.

Independientemente de si creemos en el cambio climático, o si lo negamos: ignorar los factores ESG al invertir tiene un coste. “Estamos al comienzo de un proceso de transformación en la industria, al final del cual la inversión sostenible será la norma, y no la excepción”, señala Felix Herrmann, estratega de mercados de capitales de BlackRock. Los números ya son impresionantes, a pesar de que la tendencia aún está en pañales.

Estamos al comienzo de un proceso de transformación en la industria, al final del cual la inversión sostenible será la norma, y no la excepción.

Felix Herrmann, estratega de mercados de capitales de BlackRock

Los activos administrados en fondos ESG se triplicaron en la última década, y ascendían a poco menos de $ 1 billón a finales de 2019. Herrmann identifica tres canales que cambiarán debido a la tendencia de sostenibilidad.

Tendencias de sostenibilidad

Por un lado, está la rentabilidad de las inversiones. “Numerosos estudios muestran que la inversión sostenible y la rentabilidad no son una contradicción, sino todo lo contrario”, señala el estratega de inversiones. A las empresas rentables, también les resulta más fácil hacer negocios de manera sostenible. Las prácticas corporativas sostenibles también aumentarían de manera demostrable la rentabilidad.

El segundo canal, se refiere al riesgo de empresas insostenibles. Las plantas que no tienen en cuenta los factores ESG, están más expuestas a eventos como las catástrofes climáticas. También existe el riesgo de que los Estados endurezcan la regulación y sancionen más a los infractores ambientales en el futuro. “Entonces, para decirlo sin rodeos, los riesgos de sostenibilidad son riesgos de inversión”, dice Herrmann.

El tercer canal se descuida en su mayoría, pero es el más importante desde el punto de vista del profesional de inversiones: la inminente reasignación de capital en inversiones sostenibles, lo que se traduce en una prima de riesgo para los contaminadores. “Una empresa que no valora la sostenibilidad en el futuro, tendrá dificultades para recaudar dinero en el mercado y, por lo tanto, tendrá que pagar una prima de riesgo más alta”, dice Herrmann. La reasignación también aumenta la probabilidad de que surja un impulso durante un período de tiempo más largo, y que las inversiones sostenibles también se beneficien.